Adiós, Motorola; hello Moto

Sin duda una de las informaciones que más ha llamado la atención en la celebración del último CES de Las Vegas, en el que se llevaron a cabo la presentación de más de 20.000 productos nuevos que se encuentran en distintas fases de desarrollo, es la última reflexión llevada a cabo desde Motorola en relación al relevo de potencias, despidiéndose de forma definitiva del sector de la telefonía móvil.

Y es que en un momento en el que casi cada día aparece algo nuevo en relación al mundo de la telefonía y de la tecnología en general, la situación de prestigiosas marcas como la propia Motorola está más en entredicho que nunca.

De hecho, todo apunta a que excepto Samsung y Apple y poco más, en pocos años que servirán como transición, el mercado de la telefonía estará liderado por empresas chinas principalmente. Y es que a día de hoy ya están copando una parte muy importante del mercado, nos podemos hacer una idea si miramos a cinco años en adelante.

Ya queda muy lejos cuando Motorola junto a Nokia se mostraba como la principal reina de la telefonía móvil. De hecho, incluso puede presumir de ser la firma inventora de esta tecnología móvil, cuando lanzaron en el año 1975 el primer prototipo, el DynaTAC, tras más de 15 años de estudios e investigaciones y 150 millones de euros invertidos.

Pero lo cierto es que hay que reconocer que en los últimos años Motorola no ha sabido estar a la altura marcada por el resto de compañías de telefonía, que han sacado verdaderas maravillas. Por lo que se podría decir que ha ido pasando por diferentes fases, cuando comenzó siendo toda una referencia, hasta terminar perdida en el desierto.

El lanzamiento de los modelos StarTAC y más tarde el Razr, significaron todo un avance en el mundo de la ingeniería. El problema es que en el momento en el que comenzaron a verse superados, principalmente por Nokia, no supieron encontrar la forma de reaccionar y remontar el vuelo.

Aunque finalmente hemos tenido que esperar hasta ahora para decir adiós a Motorola, lo cierto es que era algo que se veía venir desde lejos, y es que las campanas estaban sonando desde hace un tiempo.

De nada han servido las medidas que han tomado desde Motorola en los últimos años para tratar de revertir la situación. Un ejemplo fue cuando en el año 2011 vendió parte de su compañía a Google por un precio de 12.500 millones de dólares, nada más y nada menos.

La inversión para el principal buscador en Internet no fue para nada rentable. De hecho fue tan mala, que tres años después Google la vendió a Lenovo por 2.900 millones de euros, perdiendo la friolera de más de 7.000 millones de euros.

Y otros tres años después, ha sido la propia Lenovo la que ha informado en el último CES Las Vegas que Motorola dirá adiós finalmente al sector de la telefonía móvil. Se va una de las grandes. Descanse en paz.