5 tipos de tés para concentrarte mejor en el trabajo

Para conseguir la productividad que requiere nuestro ritmo de vida actual, ya sea en el estudio o en el trabajo, necesitamos centrarnos en cada una de las actividades que realizamos.

La naturaleza nos ayuda a conseguir concentración

Muchas personas recurren a suplementos para poder mejorar su capacidad de concentración, sin embargo, lo mejor es utilizar lo que nos ofrece la naturaleza. Si no dispones de tiempo, puedes recurrir a una tienda de tés online, donde conseguirás la información necesaria y la infusión que más se adapte a tus preferencias.

La tierra siempre ha proporcionado los medios para nutrirnos, curarnos y estimularnos. El uso de algunas plantas medicinales, puede ayudar a concentrarnos, sobrellevar el estrés y mejorar nuestra memoria. Nuestra fuerza de voluntad tiene que hacer el resto.

Jengibre

Tiene propiedades estimulantes, antiinflamatorias, digestivas y antibióticas. Es un excelente antioxidante, que favorece el buen estado de nuestro sistema inmunitario y la producción de ciertas hormonas, las cuales nos aportan energía añadida.

Pero es mejor utilizarlo en cantidades pequeñas, así evitamos efectos adversos, como dolor de estómago, cefaleas, o un sabor excesivamente fuerte. Para una o dos tazas de infusión, se recomienda una cantidad comparable al tamaño de una avellana.

Melisa

Por sus propiedades relajantes, depurativas y digestivas, es muy adecuada si queremos controlar esos estados de estrés que pueden acarrear efectos físicos, como taquicardias, malas digestiones o insomnio. Al regular nuestro sistema nervioso, consigue que nuestro cerebro pueda coordinar mejor sus funciones, lo que nos va a permitir sortear los bloqueos nerviosos, además de favorecer una concentración adecuada en las tareas cotidianas.

Romero

Es una de las plantas con más antioxidantes que se conocen, lo cual se añade a sus propiedades como tónico. Se suele recomendar a los estudiantes para aliviar la fatiga mental y despejar la mente. El romero también es utilizado para disminuir las cefaleas y migrañas.

Pero úsalo con precaución, ya que baja la presión sanguínea y puede interferir con algunos medicamentos, recetados para controlar la hipertensión o la glucemia. En mujeres embarazadas, no es recomendable. Sin embargo, no hay ningún riesgo si lo empleas en aromaterapia, o como condimento en la cocina.

Ginseng

Es una planta muy conocida por aportar energía en cualquier circunstancia. Contiene componentes que dilatan los vasos sanguíneos, con la consecuente mejora de la circulación, cuyos efectos se dejan notar, sobre todo, en el ámbito cerebral.

Por eso se recomienda a los estudiantes, para que puedan estimular su capacidad de concentración, memoria y facilitar el aprendizaje. No obstante, puede producir arritmias, cefaleas o hipertensión, así que no te excedas en su consumo.

Té verde

Elaborado a partir de hojas secadas rápidamente, sin oxidar ni fermentar, es un potente antioxidante, considerado una auténtica medicina que previene la aparición de enfermedades degenerativas. Además de ser un estimulante eficaz en épocas con mucho esfuerzo o estrés, también sacia la sed y el apetito. Sin embargo, si lo tomamos con excesiva frecuencia, puede producir palpitaciones e irritar el estómago.

Todas estas infusiones son perfectas para consumir en el trabajo, ya que favorecen la concentración y ayudan a compensar la fatiga y el estrés.

Add Comment

Required fields are marked *. Your email address will not be published.