¿Cómo proteger tu mejor idea?

Una idea puede ser el germen de un gran proyecto, de un gran invento o de toda una revolución. Por eso, cuando tienes una y confías en ella, es importante que la protejas y te asegures de que nadie te la robe. Ten en cuenta que hoy en día el talento y la creatividad cotizan al alza, así que conviene estar atento y no dejar que otros se queden con lo que es tuyo.

En este post te explicaremos las opciones que tienes para proteger tu idea y registrar patentes, toma buena nota de todo lo que te contaremos.

Alternativas para registrar tu idea y protegerla

A la hora de asegurarte la propiedad de una idea, conviene que distingas las diferentes opciones que tienes encima de la mesa. Por una parte la puedes patentar directamente, protegerla jurídicamente con un registro de propiedad industrial (PI). Con una PI serás reconocido como su legítimo propietario, revelarla con total seguridad, explotarla a nivel comercial con los beneficios que conlleva y evitar que terceros hagan un uso no autorizado de la misma.

Por otra parte, la normativa que regula las Patentes y Marcas, también dispone de otra opción para invenciones de menor rango, como pueden ser las ideas que aún no están del todo desarrolladas pero que se desea proteger. Se trata del Modelo de Utilidad.

¿Cómo funciona el Modelo de Utilidad?

Lo que se conoce como Modelo de Utilidad está regulado por la Ley 11/1986, de 20 de marzo, de Patentes. En este caso se protegen pequeñas invenciones, ideas de menor rango que las que están protegidas por las Patentes. Por ejemplo, se puede registra un objeto, una estructura o una configuración del que se derive una ventaja o una utilidad distinta.

En este caso, el punto de mira lo ponemos en el carácter útil o práctico del invento y no en cuestiones más estéticas, que son más propias del diseño industrial. El alcance es prácticamente el mismo que el de una Patente, aunque su duración es menor, puesto que si la primera es de veinte años, en el caso del Modelo de Utilidad la protección es de diez. Eso sí, si quieres mantener tus derechos sobre el invento has de pagar las tasas cada año.

Al hilo de ello, conviene destacar que una vez expire el tiempo por el que tienes registrada tu Patente o tu Modelo de Utilidad, el invento pasa a ser de dominio público y puede ser explotado por terceros sin que el titular tenga ya ningún derecho.

En un momento como el actual, conviene tener bien protegidas todas las ideas, los desarrollos y los inventos. El plagio y la copia están a la orden del día y si no te aseguras su propiedad, un tercero podría patentarlo y quedarse con tu invención. Las empresas que se dedican a registrar patentes conocen la normativa legal para poder proteger tus innovaciones tanto en el ámbito nacional como en el internacional, con lo que tendrás la tranquilidad de hacer realidad tu idea con la seguridad de que es completamente tuya.

Add Comment

Required fields are marked *. Your email address will not be published.