¿Qué diferencias existen entre los minicréditos y los mini préstamos?

En los últimos años, y gracias en gran parte a la digitalización de la economía, han surgido numerosas empresas y plataformas online que ofrecen soluciones a necesidades económicas en forma de minicréditos y minipréstamos. Se han llegado a convertir en la solución favorita para un gran número de consumidores que quieren evitar los largos procesos bancarios y obtener liquidez de forma rápida.

Pero, ¿qué diferencia a un minicrédito de un minipréstamo? A continuación, conocerás las principales diferencias entre uno y otro para saber elegir correctamente cuál de ellos necesitas.

Diferencias entre un minicrédito y un minipréstamo

Aunque popularmente se utilizan ambos conceptos de forma indistinta, la realidad es que tienen diferencias significativas. En Prestamoney.com podrás encontrar ambos tipos según tu necesidad, pero para saber cuál necesitas primero descubre sus diferencias:

– Plazo de aprobación de la solicitud: si bien para los préstamos rápidos o minipréstamos el plazo habitual que suelen ofrecer las empresas es de 24 o 48 horas, para los minicréditos ese plazo se puede reducir, apareciendo el dinero solicitado en tu cuenta bancaria unos 10 o 15 minutos después de terminar la solicitud.

– Cuantía máxima de los importes: las diferencias aquí son bastante notorias, pues si, para el caso de los minipréstamos, la cuantía máxima se asemeja mucho más a lo que se puede obtener en un préstamo bancario tradicional, en el caso de los minicréditos la cuantía máxima ronda los 300 euros en la mayoría de plataformas. Aunque existen excepciones y es posible encontrar minicréditos por importes superiores.

Plazos de devolución: en el caso de los minipréstamos, el plazo de devolución suele ser de una duración que puede oscilar entre varios meses e incluso años con cuotas mensuales, similar a los préstamos tradicionales. Para los minicréditos la situación es bastante diferente, pues la mayoría se tienen que devolver en un plazo de 30 días con cuotas semanales.

La parte más importante: los intereses a pagar

Cuando solicitas dinero prestado asumes que, a cambio de recibir el dinero, tienes que pagar unos intereses junto con la devolución de la cantidad solicitada. En el caso de los minipréstamos y los minicréditos, comparten una similitud que los diferencia de los préstamos bancarios tradicionales: los tipos de interés solicitados por este tipo de préstamos son significativamente superiores.

Es evidente que el conjunto de beneficios que aportan este tipo de soluciones (rapidez, poca burocracia, facilidad de solicitud…) respecto a un préstamo obtenido en un banco tradicional va a tener su contraprestación en forma de intereses superiores. Los intereses son altos en cualquiera de los dos casos, pero son más altos todavía en el caso de los minicréditos que en los minipréstamos.

En cualquier caso, este tipo de préstamos son solicitados por miles de personas cada día en España, ya sea para compras de gran importe imposibles de asumir en el momento, para épocas de compra de regalos como la Navidad o para la compra de electrodomésticos, entre otros motivos. Son una opción que contribuye a que muchas personas salgan de un aprieto puntual.

Add Comment

Required fields are marked *. Your email address will not be published.